26 nov. 2008

Charon - Air


El testigo silenciado
nunca alcanzó los ojos del día.
Y la luna fue la única que
la escuchó suplicar perdón
por cada una de las palabras
que sollozó.
¿Por qué este bosque aún hace eco,
cómo se enreda su susurro,
si la luna era la única que estaba aquí?
Cómo rezo por abandonar mi carga en este lugar
donde te amé muerta.
Y tú estás en el aire,
el frío transportado
en este viento susurrante.
Tú eres el aire,
el calor en el dolor que recibí
cuando pude sentir el final.
El aire...
el aire que respiro es un regalo tuyo.

No hay comentarios: