23 dic. 2008

Ayumi Hamasaki - Moments



Mi corazón se abrasa,
puedo oler cómo arde.
Ése fue el fin de un sueño
y el comienzo de todo.

Lo que deseaba
parecía tan hermoso.
Tal vez lo que lo hacía brillar más
era que no lo podía alcanzar.

Los fragmentos rotos de tu sueño
me atraviesan el corazón
y quedan grabados
como un dolor inolvidable.

Si fuese tan frágil como una flor,
florecería para ti
y, una vez viese tu sonrisa con mis propios ojos,
moriría sola en silencio.

Mientras permanecías
en las profundidades de la desesperación,
¿qué fue
lo que viste allí?

Mi corazón desprotegido vaga,
habiendo perdido su meta,
atravesado por espinas afiladas
y con miedo a ser alcanzado.

Si pudiese volar como un pájaro,
volaría hacia ti
y te colocaría mis alas
en la espalda herida.

Si fuese tan frágil como una flor,
florecería para ti
y, una vez viese tu sonrisa con mis propios ojos,
moriría sola en silencio.

Si pudiese volar como un pájaro,
volaría hacia ti
y te colocaría mis alas
en la espalda herida.

Si pudiese fluir como el viento,
vendría a descansar a tu lado.
Si pudiese brillar como la luna,
brillaría sobre ti.

Haría cualquier cosa
para conseguirlo,
para que nunca
volvieses a tener miedo de nada.

No hay comentarios: