21 jul. 2015

Serj Tankian - Cornucopia


Te amé a la luz del sol,
tú dabas caza a la luna con un arpón.
Lentas tardes en Utopía,
besamos a la tortuga fea y la hacemos llorar.

Cortas la cabeza a la abundancia,
violamos la Tierra y no entendemos por qué nos lo devuelve.

¿Crees en la tormenta, en la tormenta?
Los huracanes juegan a las sillas musicales
con nuestros hogares y posesiones.
Tornados que son derviches que dan vueltas y apestan a desastre,
tsunamis que son balancines: da y recibirás, ¿cuál es el problema?

Te amé a la luz del sol,
tú dabas caza a la luna con un arpón.
Rezo por que seas toda mía, 
tú echas espuma por la boca y desapareces.

Cortas la cabeza a la abundancia,
jodemos la Tierra y no entendemos por qué llora.

¿Crees en la tormenta, en la tormenta?
Los huracanes juegan a las sillas musicales
con nuestros hogares y posesiones.
Tornados que son derviches que dan vueltas y apestan a desastre,
tsunamis que son balancines: da y recibirás, ¿cuál es el problema?

Te amé a la luz del sol,
tú dabas caza a la luna con un arpón.
Rezo por que seas toda mía, 
tú echas espuma por la boca y desapareces.

Rompimos nuestro pacto
y nos alejamos
hacia otro lugar:
hogar,
buscamos un hogar.

¿Por qué desfiguramos todo aquello
que era hermoso en nuestro interior?
Ahí componemos las calamidades
que el resto del mundo debe tolerar.
Microcosmos, macrocosmos: son lo mismo.
Qué juego tan estúpido.

¿No te parece que somos extraordinarios?
Creemos y vemos,
comprendemos lo imaginario.
¿No crees, no crees?
Sí, yo creo que somos extraordinarios.
Existimos y vivimos.
Sí, creo que deberíamos casarnos.

Rompimos nuestro pacto
y nos alejamos
hacia otro lugar.

Te amé a la luz del sol,
tú dabas caza a la luna con un arpón.
Rezo por que seas toda mía, 
tú echas espuma por la boca y desapareces.

No hay comentarios: