13 ago. 2017

Otep - Sweet tooth


(Juro
por mi alma amante del pecado

que puedo saborear tus pecados
en todo mi cuerpo).

Veo ángeles destrozados 
con sus halos astillados.

Soy la serpiente
que el sol devora.

Dulce obsesión
con la nutrición corrompida.

Saboreo la locura
que gotea de mi lengua.

Entre los espacios
rasco ese picor.

Mis pecados excesivos
son prueba de mi existencia.

Mis labios dejan escapar
los secretos de la carne.

Se extienden formando un cuchillo
y suplican: "Ponme cachonda".

No puedo evitarlo,
soy GOLOSA.

Seducida por mi obsesión,
construyo mi religión propia
para poder saborear esos lugares secretos
que te incendian.

(Eres mi fascinación
favorita y más peligrosa).

Tiéntame, Demonio.
Enséñame lo que crees que necesito.

Sus dedos son César,
me van conquistando lentamente.

Nos movemos como Budas,
enredadas en un grito silencioso.

Nuestras almas explotan
y se diluyen en la frecuencia de Shiva.

La carne es dulce.
¿Es amor o son mentiras?

Arder en el calor
del fuego de sus ojos.

Mis labios dejan escapar
una canción suave al amor y a la carne.

Se extienden formando un cuchillo
y suplican: "Ponme cachonda".

No puedo evitarlo,
soy GOLOSA.

Seducida por mi obsesión,
construyo mi religión propia
para poder saborear esos lugares secretos
que te incendian.

Tiéntame,
enséñame, 
aliméntame,
cúrame.

Tengo ganas de hacer maldades.

El tirano que mueve mi deseo
es un capullo de rosa que se sonroja
y pide que lo toquen.

Tengo ganas de...

Dentro de ti, cariño,
hay un área de pruebas atómicas.

Explosiva, corrosiva,
pero qué gusto.

Dicen que el cuerpo es un templo
y requiere un sacrificio.

Los demonios hablan, los ángeles sollozan
por mis apetitos sagrados.

Seducida por mi obsesión,
construyo mi religión propia
para poder saborear esos lugares secretos
que te incendian.

Explosiva, corrosiva,
pero qué gusto.

¡Los demonios hablan, los ángeles sollozan
por mis sacrificios de placer!

Mídeme la temperatura,
así es tu sabor.

Cuando nuestras almas se encuentren,
podré conquistar todo 
lo que me vence en esta vida.

Aliméntame,
cómeme,
bébeme.

Promete que nunca me aburrirás
y seré tuya esta noche.

Éste es tu sabor.


*Para Sebastián. Telita con la letra, jajajaja. 

No hay comentarios: