18 feb. 2018

Auri - Night 13


Camino al son del eco de las estrellas
que me rodean y sobre las que ando:
la cama hecha de una tela peculiar;
la almohada, de cuna.

Los cielos son oscuros, todos ellos,
pero la luz de las estrellas
se derrama sobre este nuevo hogar,
abrazándolo 
desde arriba.

Más joven que ayer,
no siento dolor ni olvido mis recuerdos.
Solo, pero con todo:
¿qué lugar es este?

Buenas noches a un alma vieja,
adiós a aquella vida que viví.
Ésta es mi isla ahora
para volver a vivirla.
Ya no queda mucho
y, esta vez, esta caída sin gravedad
es la llamada tranquilizadora de una madre.
Vuelvo atrás en el tiempo, me depuro 
y me desnudo,
y veo la luz:
ahora lo sé.

Me depositaron en esta cama tan suave,
una sábana blanquísima para el muerto que espera.
Una luz para el orgullo y la noche recurrente,
una manzana para cuando tenga sed.
El azul más brillante en esa luna morada,
la vida vivida ahora es comprendida
desde arriba.

Esta noche saltaré
a lo profundo de la noche desconocida.
Por eso me han traído aquí
ellos, ellos...

Buenas noches a un alma vieja,
adiós a aquella vida que viví.
Ésta es mi isla ahora
para volver a vivirla.
Ya no queda mucho
y, esta vez, esta caída sin gravedad
es la llamada tranquilizadora de una madre.
Vuelvo atrás en el tiempo, me depuro 
y me desnudo,
y veo la luz:
ahora lo sé.

No hay comentarios: