6 sept. 2011

Ayumi Hamasaki - progress


Hace tiempo, me asustaban los días normales.
Ahora sé que son los días complicados
los que resultan tristes.

No estoy diciendo que quiera volver atrás.
Mi corazón quiere creer y no deja de gritarme:
"No te has equivocado".

Los dos estamos viviendo el mismo presente
y creyendo en el mismo futuro.
Nuestras lágrimas de ayer
y nuestras sonrisas de hoy
son ambas reales.

Los dos conocemos el mismo dolor,
por eso intentamos transmitir la misma bondad
y convertirla en la fuerza
que nos permita vivir de cara al mañana.

En aquel lugar, en aquel momento,
tuve que pelear.
Todo lo que hice fue para elegir
quién soy ahora.

Me pregunto si la razón por la que
quiero perdonar ese pasado
al que no me pude enfrentar
y que simplemente dejé atrás, 
es que quiero ser perdonada. 

Los días en que podíamos ser libres
han quedado muy atrás
y ahora ya no podemos sonreír 
de forma inocente.

Seguimos adelante,
seguimos adelante a pesar de todo,
porque nuestros corazones
todavía son capaces de creer en algo.

¿Ves? Nunca hemos deseado
ni desearemos demasiado.

Los dos estamos viviendo el mismo presente
y creyendo en el mismo futuro.
Nuestras lágrimas de ayer
y nuestras sonrisas de hoy
son ambas reales.

Si los dos conocemos el mismo dolor
e intentamos transmitir la misma bondad,
seguro que podemos convertirla en la fuerza
que nos permita vivir de cara al mañana.

No hay comentarios: