10 sept. 2014

Hideaki Takizawa - Hikari Hitotsu


Dando vueltas contracorriente,
alimentamos nuestras mentiras.
Mi corazón albergaba falsas esperanzas,
por eso elevé las manos al hermoso cielo azul
y lo ensucié.

Mis sentimientos no te alcanzan,
mis lágrimas siguen cayendo.
Perdóname por robarte la luz.

Oculto mi tristeza y vago solo por este mundo.
¿Dónde está aquella flor marchita por el amor?
Ah, me abrazo a ese sueño.
Escondes la verdad mientras interrogas, incansable,
a tu corazón infinito.
Me pregunto qué ilumina esa luz que busco.

Hago un juramento inquebrantable y me dejo engullir
por la oscuridad, apartándome de los demás.
Esas sonrisas que intercambiamos una vez con tanta honestidad
quedan oscurecidas por las sombras del pasado.

Mis sentimientos no te alcanzan,
mis lágrimas siguen cayendo.
Quizá mi sueño se cumpla
y te encuentre a ti, mi luz.

Oculto mi tristeza y me dejo engullir 
por el negro remolino del destino.
Si ésta va a ser mi vida, enséñame ese sueño
tan sólo una vez.
Oculto la verdad en este cuento sin final.
Me pregunto si todo sería más fácil
si fuera a terminar pronto.

Ah, cuando tengo esperanza
le pido tu amor al cielo lejano.
Ah, cuando encuentre algo escondido
en medio de la confusión, 
buscaré la forma de salvarlo.

Mis sentimientos no te alcanzan,
mis lágrimas siguen cayendo.
Perdóname por robarte la luz.

(¿Qué vas a hacer por mí?)

Oculto mi tristeza y vago solo por este mundo.
¿Dónde está aquella flor marchita por el amor?
Ah, me abrazo a ese sueño.
Oculto la verdad y me abrazo a esa amabilidad sincera.
Me pregunto qué ilumina, 
por medio de esas manos tan nobles,
tu luz.

No hay comentarios: